AECID

03/04/2018

Escuelas Taller de Colombia, Herramientas de Paz.

La gestión en el ámbito del patrimonio cultural de un país ofrece, entre otras opciones, la posibilidad de generar desarrollo aportando beneficio a las comunidades. Precisamente este es el fundamento de un programa de cooperación que, por su larga trayectoria y sus formidables resultados, constituye una de las señas de identidad de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y, por tanto, de la acción del gobierno de España en el exterior. Su implantación en varios continentes ha concedido al Programa de Patrimonio una dimensión excepcional. En América Latina, cuenta con una extensa presencia en los centros históricos de Quito, Cuzco, Potosí, Salvador Bahía, Cartagena de Indias, La Habana, Antigua Guatemala, entre otros. En cada uno de ellos se han realizado excelentes intervenciones, recuperando un valioso patrimonio que forma parte de la cultura común de los países iberoamericanos.


Cuando el programa inició sus actividades en Colombia, en el marco de la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América, nadie podía imaginar un alcance tan amplio o un recorrido tan fructífero. Y es que a lo largo de sus más de 18 años de trayectoria, se han mejorado las condiciones de vida de sectores de la población vulnerable, tales como los jóvenes en ciertas zonas del país; se han regenerado áreas históricas degradadas y espacios comunales en barrios marginales; se han fomentado también la participación social y la reconciliación, creando espacios públicos para la integración de comunidades, y finalmente se ha contribuido a preservar identidades culturales propias mediante la puesta en valor del patrimonio arquitectónico y urbanístico.


Las escuelas taller de Colombia, al igual que las de otros países que he podido conocer muy de cerca, como El Salvador y Ecuador, tienen una larga trayectoria de capacitación en oficios tradicionales. Numerosos jóvenes que se encontraban en una situación de exclusión o que habían sido víctimas de la violencia han conseguido abrirse nuevas perspectivas de trabajo, adquiriendo conocimientos en ellas. En Colombia, centros históricos de reconocida importancia cultural, como los situados en las ciudades de Bogotá, Cartagena de Indias, Popayán y Mompox, se han convertido en ámbitos perfectos para el aprendizaje donde los alumnos primero se han formado, y luego han participado en la recuperación de edificios y en la revalorización de sus respectivos centros históricos, que los distinguen hoy de otras ciudades del mundo.


El Programa de Patrimonio en Colombia ha contado con el compromiso de instituciones nacionales, como el Ministerio de Cultura y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), y a nivel local, con el firme respaldo de las gobernaciones departamentales y de las alcaldías.


La consolidación y la madurez alcanzadas por las escuelas taller en Colombia han permitido el paso a una etapa formativa importante, incluida en los programas del gobierno nacional. En esta nueva fase, la Aecid participa tanto en lo relativo a la consolidación del programa, como en la creación de una red de centros de formación profesional en oficios tradicionales, situados estratégicamente en diversas partes de este querido país.


En este contexto general, la publicación del libro que el lector tienen en las manos pretende ser el testimonio del compromiso español con Colombia y de una etapa fructífera de la cooperación española en esta nación, protagonizada en buena parte por las escuelas taller.


Consulta el Libro de Escuelas Taller de Colombia - Herramientas de  Paz.


Descarga aquí la Caja de Herramientas - Cultura de Paz.