AECID

06/02/2012

La AECID se une al 6 de febrero: Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina
La AECID se une al 6 de febrero: Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina

Como parte del compromiso de la AECID en Colombia y en el marco del Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina, manifestamos nuestro interés en terminar con una de las formas más crueles de violencia de género.

EN EL MUNDO

Unos 130 millones de mujeres y niñas en todo el mundo son condenadas injustamente a vivir -sólo por razón de su sexo- con una marca terrible: la mutilación de sus órganos genitales. Chad, Somalia, Malí, Sudán, Burkina Faso, Senegal, Gambia, Kenia y Costa de Marfil son ejemplos de países donde más del 90% de las mujeres sufren esta mutilación. La ablación se mantiene arraigada en 28 países africanos y continúa su práctica, pese a los trabajos de las organizaciones internacionales como los de Amnistía Internacional.

Al menos 15 países africanos han ratificado ya el Protocolo de Maputo, por el cual se declaran dispuestos a eliminar todas las prácticas nefastas que atentan contra los derechos humanos de las mujeres. En concreto, se comprometen a adoptar leyes y establecer sanciones para condenar todas las formas de mutilación genital femenina.

"Es un atentado gravísimo a la integridad de las mujeres y niñas, a su salud física y psíquica, y a su libertad" declara la portavoz socialista de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo, Elena Valenciano, que nos recuerda que cada minuto que pasa cuatro niñas son mutiladas.

Un reciente estudio de la OMS ha demostrado que la ablación es la segunda causa de infección del virus del SIDA entre las niñas africanas. "Debemos acabar con una tradición brutal que ninguna motivación de naturaleza cultural o religiosa puede justificar y que sólo comporta dolor, infecciones, problemas en el parto y muerte para las mujeres", añade la eurodiputada española.

COLOMBIA

De las prácticas documentadas en Colombia, se encuentra la de la Comunidad Embera. La mutilación genital es conocida entre los emberas como curación, ya que, según esta comunidad, el corte curaba a las niñas de ser lesbianas, marimachas o brinconas.

Con la resolución 001 de junio de 2009 de la comunidad Embera-chamí, se elimina la ablación en la mujer y anuncia sanciones a las personas que vuelvan a practicarla, según la propia Ley Indígena. Dentro de las sanciones estipuladas, se encuentra la suspensión de las actividades a las parteras, quienes tradicionalmente realizan la mutilación, momentos después el nacimiento de una mujer.

Aquí algunos documentos elaborados en el marco del Programa Integral contra violencias de género, en torno a la transformación de prácticas tradicionales nocivas para la vida y salud de las mujeres indígenas Embera Chamí de los Resguardos indígenas de Pueblo Rico y Mistrató (Risaralda):

- Por los derechos de las mujeres Embera Chamí.
- Género e interculturalidad. Universidad Tecnológica de Pereira.

ESPAÑA

En España, este riesgo también está vigente. Las hijas de inmigrantes senegaleses, malienses o nigerianos, entre otros, pueden sufrir las consecuencias de esta tradición que manda extirpar el clítoris y los labios vaginales como parte de su transición a la edad adulta. Esta práctica supone mantenerse limpias, castas y apetecibles para los varones. Expertos de la Universidad Autónoma de Barcelona calculan que cerca de 10.000 niñas puedan estar en riesgo de sufrir una ablación, pero en España no se manejan datos oficiales.

El riesgo de ser mutilada incrementa con la posibilidad de que los migrantes regresen a sus países debido a la crisis. En ese caso, menciona, es muy probable que las mujeres tengan que se mutiladas, porque si no son consideradas "impuras, con tendencia a la promiscuidad" o puede evitar que "consigan marido".

Aún las familias que han realizado compromisos con la policía catalana se han reportado casos en los que al regresar de un viaje las niñas tienen mutilaciones. Esto pese a saber que desde el 2003 es un delito penal y desde el 2005 las mutilaciones en niñas residentes o ciudadanas españolas también son perseguidas aún si fueron realizadas fuera de España.